El Cranky Kong

“Hijo, en mis tiempos…..no había nada de entregar trabajos hechos en computadora, uno tenía que escribir a máquina y si te equivocabas te reprendía el maestro!” Un ejemplo de lo que he visto en varias ocasiones cuando convivo con mi familia y mis tíos.
Ellos me comentan anécdotas o hacen referencias sobre la dificultad que ellos vivían en sus tiempos de juventud. Y, en tiempo presente, es evidente que ha habido una evolución enorme en todas las cosas, sobre todo la tecnología. Pero hay un problema; tanta comodidad nos hace débiles. 

Ésto entra también en el campo de los videojuegos. La gente podrá decir que los videojuegos de ahora son mucho más complejos que los de antes. Gráficos en alta definición, controles con cantidad de botones, historias complejas, infinidad de movimientos u opciones al momento de jugar, etc. Pero, tener tantas opciones significa que tienes mayor oportunidad de vencer los obstáculos, y eso es algo que en los juegos de antaño no había. Te limitabas enormemente a depender, más que nada, de tu habilidad al jugar y hacer uso de las pocos movimientos del personaje que controlabas. Otro ejemplo son los continues. Varios juegos te daban 3  vidas y 3 continues. Una vez que se te acababan los continues era Game Over definitivo; te regresaban a la pantalla principal. Ahora, muchos juegos te permiten salvar la partida en el momento que tú quieras, y si fracasas casi siempre cuentas con checkpoints (puntos de reencuentro) que te permiten saltar a la acción nuevamente sin sacrificar nada.

Todas esas cosas me recuerdan a Cranky Kong (el gorila anciano de Donkey Kong Country), que cuando lo visitabas reprochaba sobre el juego que estabas jugando. Te decía sobre los continues, la dicha de poder tener gráficas y animaciones, incluso alardeaba diciéndote que el podría pasar el juego con una sola vida. Lo curioso es que estamos hablando de un juego de Super Nintendo que salió a la venta en 1994, y sus comentarios permanecen válidos en lo que vemos en el presente.

Versiones nuevas con estilo clásico de franquicias que han estado en la industria de los videojuegos, me hacen revivir esos momentos con los que crecí. Un ejemplo fue Mega Man 9, lanzado en el 2008, que en todo su esplendor se mantuvo como las versiones del NES en donde nació, con presentación estilo 8-bits, dificultad elevada, y demás. Al jugarlo, reafirmé que así eran los juegos de antes y tenías que echarle ganas y ganas, mejorar tus habilidades y vencer a tu mente que te dice ”no más, no más”.

Si los juegos de antes los consideras como algo con poco atractivo, o su dificultad te mantiene alejado te invito a que los pruebes. Sé que eran otros tiempos distintos a los de ahora, pero tener experiencias y actitudes similares a los tiempos anteriores son muy válidas en el presente. Nos hacen fuertes, y si somos fuertes en los videojuegos, porqué no en la vida?

Luffy

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s