¡Sóplale!

Hace varios meses uno de mis amigos me regaló el Zelda: A Link to the Past en su versión original de SNES. Me puse a revisar uno de mis cajones y ahí estaba mi Super Nintendo. Desafortunadamente, lo único que conservo es la consola. No tengo controles, no tengo los cables, ni juegos.

Por fortuna, Emman tiene sus consolas completas y le pedí los componentes que me faltaban. Conecté el Super Nintendo y en eso, después de varios años, recurrí a soplarle al cartucho; la nostalgia me invadió. Recordé cuando así antes era, que uno le soplaba al cartucho y también en donde se mete el cartucho para que ayudara a que el juego jalara.

Una vez que soplé el cartucho y lo puse, prendí la consola y en la pantalla apareció el logotipo de Nintendo. Me alegré mucho al saber que después de más de una década mi Super Nintendo todavía funciona. Jugaba y jugaba, y una vez que terminé con A Link to the Past le pedí a Emman unos juegos. Me prestó el Starfox y el Mega Man X. Mientras los jugaba aprecié de una manera distinta la dicha de poder jugar todos esos juegos, ya que lo estaba haciendo en sus formatos originales. Empezaba a comprehender el porqué mis abuelos cuidaban sus cosas, y tras eso, me entró la actitud de conservar mejor mis consolas anteriores. Definitivamente, poder viajar al pasado es toda una dicha.

Luffy

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s